Últimas tardes con Teresa

De Resúmenes de Libros
Revisión de 11:11 27 abr 2017 por Admin (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Últimas tardes con Teresa de Juan Marsé

Ciudad – País: Barcelona – España

Número de páginas: 334

Género: Novela

Tema(s): La sociedad barcelonesa de mediados del s. XX

"Últimas tardes con Teresa" es una novela del escritor español Juan Marsé publicada en 1966, con la cual se consolidó internacionalmente. Ambientada en una Barcelona de ricos burgueses y clases marginadas, relata la amistad entre una joven universitaria, burguesa y falsamente rebelde, y un seductor ladrón de motos, que se hace pasar por obrero militante revolucionario. Consta de veinticinco capítulos agrupados en tres partes que cuentan el encuentro del "Pijoaparte" (apodo de Manolo Reyes) con Teresa y Maruja, el idilio de Manolo y Teresa nacido de un accidente que sufre Maruja, y el relato efectivo de las tardes del título del libro. El lenguaje empleado refleja la jerga de los barrios. Usa palabras y frases en catalán con el propósito de verosimilitud. También hay alguna que otra palabra en francés y en inglés.


Argumento

La novela narra los amores de Manolo, más conocido como "Pijoaparte", típico exponente de las clases bajas marginadas cuya mayor aspiración es conseguir prestigio social, y Teresa, una bella muchacha rubia, estudiante e hija de la alta burguesía catalana. La historia empieza cuando el "Pijoaparte" llega a los barrios de los ricos, San Gervasio, con un flamante traje bien planchado, y se sienta en un flamante coche deportivo estacionado delante de la entrada de una fiesta de estudiantes, enciende un cigarro y espera que alguna chica se fije en él. Al ver que esto no ocurre entra y allí conoce a una chica, Maruja. Tiene una aventura con ella, pero cuando descubre que en su habitación hay colgados delantales, descubre que no es una burguesa y la despierta y azota. Piensa que saliendo con ella conseguirá atraer a su dueña Teresa, una universitaria conflictiva, rubia e hija de padres burgueses y ricos. Maruja cae enferma, y su enfermedad desencadena la chispa del amor entre el "Pijoaparte" y Teresa. Ella sustituye como su "líder espiritual" a Luis Trías de Giralt (líder estudiantil con el que previamente a intimar con Manolo había tenido una insatisfactoria experiencia sexual) por Manolo. Pero Maruja muere. En ese momento podemos comprender como realmente ambos personajes han llegado a estar profundamente enamorados el uno del otro, y como al mismo tiempo todo se viene abajo.


Personajes

Principales:

  • Manolo: alias el Pijoaparte es el chico que vive la historia de amor con Maruja y después de su accidente con
  • Teresa. Es un chico pobre que se gana la vida desvalijando coches y motos.
  • Maruja: la criada de Teresa que conoce a Manolo en la verbena de San Juan y que se ve todas las noches con él en su cuarto de la Villa. Al tropezar cuando bajaba las escaleras de la Villa y se da un golpe en la cabeza. Muere en el hospital 2 meses después.
  • Teresa: niña rica que pertenece a la burguesía catalana. Es la señorita de la Villa Serrat, jovencita universitaria de 19 años que cuando ocurre el accidente de Maruja va conociendo a Manolo y se acaba enamorando de él.

Personajes secundarios

  • El Cardenal: es el jefe de Manolo. Era un hombre viejo que había pertenecido a la clase alta. Ahora se dedicaba a hacer trapicheos con las motos, coches y diferentes cosas que le robaban los chavales del Carmelo, entre ellos Manolo.
  • Hortensia: alias La Jeringa es la sobrina del Cardenal. Esta locamente enamorada de Manolo y cuando ve la carta de Teresa dirigida a Manolo en un acto de rabia denuncia a Manolo por el robo de una Ducatti para ir a ver a Teresa. Es enfermera y por eso se la llaman La Jeringa.
  • Bernardo: amigo del Pijoaparte, siempre iban juntos a robar, sin embargo pierde protagonismo al principio de la novela porque ya no robo con Manolo porque se casa con una chica llamada Rosa, la amiga de Lola, que lo aleja de él.
  • Las sisters: las hermanas que roban en el barrio del Pijoaparte.
  • Oriol y Marta Serrat: padre y madre de Teresa.
  • Los amigos estudiantes de Teresa: Teresa les presenta a Manolo, con quién charlan en un bar una tarde.
  • El padre y el hermano de Maruja: apenas se mencionan en la obra.


Resumen Últimas tardes con Teresa

La historia transcurre en el año 1956. Últimas tardes con Teresa explica como Manolo y Teresa, de distintos mundos sociales, pasan juntos todas las tardes de un verano en la clínica Balmes, haciendo compañía a Maruja, en estado de coma por sufrir una grave caída y golpearse la cabeza en unas escaleras de roca. Maruja es una joven empleada de servicio que trabaja para Teresa y su familia. Es amiga de Teresa desde jovencita, quien la quiere como una hermana. Manolo, oficialmente el novio de Maruja, es de origen andaluz: pelo oscuro, moreno, y atractivo. Es un ladronzuelo y un vivales. Que quiere vivir sin trabajar. Al principio confunde a Maruja con la hija de gente rica, enterándose más tarde que solo es la criada. Como están tantas horas juntos en la clínica, acaban enamorándose. Cada día al terminar la visita Teresa acompaña en coche a Manolo al barrio de El Carmelo. Este verano Teresa está sola en Barcelona, no ha querido ir con sus padres a veranear a la villa de Blanes, prefiriendo estar con Maruja. Las salidas de los jóvenes se van haciendo cada vez más extensas: cafeterías, tabernas, cines, playa… Manolo, a quien Teresa confunde con un obrero revolucionario que actúa en la clandestinidad, desea cambiar de vida y encontrar un trabajo honrado para ser digno de Teresa. Al morir Maruja los padres de Teresa la obligan a ir a la Villa a descansar, ya que conocen su relación por Dina y Vicenta. Manolo recibe una carta de amor de Teresa y desesperado por verla, sin dinero, y sin que nadie quiera ayudarle, roba una motocicleta acabando dos años en la cárcel por culpa de la denuncia de Hortensia. A su regreso, Teresa le busca por El Carmelo, y conoce toda la verdad. Acaba sus estudios y los termina con notas brillantes; ahora trabaja con Carmen Bori.


Resumen por capítulos de Últimas tardes con Teresa

Capítulo 1

Es la noche de la verbena de San Juan y Pijoaparte, con una moto robada, se cuela en una fiesta del barrio de San Gervasio. Allí conoce a una muchacha, Maruja, con quien habla un buen rato, bailan y se besan. La propietaria de la casa le pregunta quien le ha invitado a la fiesta y él responde Teresa como excusa. Maruja cuenta a Pijoaparte que suele ir a la playa en Blanes y por eso está tan morena. Cuándo Pijoaparte y Maruja se despiden, se citan para el día siguiente.


Capítulo 2

[Descripción del Barrio del Carmelo] En el monte del Carmelo es muy frecuente que haya niños jugando con cometas, antes hechas con papel de diario, ahora con papeles de colores. El monte Carmelo se levanta junto el Parque Güell y una carretera que parece una serpiente conduce hasta el barrio de los gitanos, allí se separa en mil calles de tierra estrechas que van por los espacios entre las casas mínimamente ordenadas. Pijoaparte vive con su hermano mayor, quien trabaja en un pequeño taller de reparación de bicicletas, pero en el que los ingresos provienen de vender motos robadas y piezas de coches desmontados al Cardenal. Pijoaparte fue dónde había quedado con Maruja y esperó allí tres horas, pero ella nunca se presentó. Unos días más tarde, Pijoaparte, junto con Bernardo y dos chicas más, van a la playa de Blanes. Allí entran en una propiedad privada, donde ya han ido varias veces antes, y aparcan las motos al lado de una valla rota. Luego Bernardo se tumba con Rosa, su novia, y Pijoaparte con Lola, una chica que Bernardo le había recomendado. Mientras que Bernardo está bien con Rosa, Pijoaparte no lo está con Lola porque no la quiere y además ella no se deja hacer nada; así que él decide ir a dar una vuelta por la zona. Luego llega la propietaria de la casa con el coche y, cunando ve las motos allí estacionadas, empieza a dar gritos como una loca. Pijoaparte va lentamente hacia donde se encuentra ella, mientras se abrocha los pantalones, para intentar calmarla. Empieza hablándole con malas palabras, pero cuando ve que del coche sale Maruja, pide perdón a la señora y se va. Más tarde, cuando Bernardo y las otras se han ido, encuentra a Maruja y hablan y le dice que a la noche entrara en su habitación por la ventana. A la noche entra por la ventana y se pone en la cama con Maruja; por la mañana descubre que Maruja es una sirvienta de la casa.


Capítulo 3

Pijoaparte se despierta con ganas de pegar a Maruja por haberle escondido que es una criada. Luego ella le confiesa que trabaja para Teresa, la supuesta amiga que estaba con ella la noche de la verbena, y que es una familia muy rica. Luego él le pregunta más cosas sobre su vida, como por ejemplo con quien fue su primera vez, y ella responde con un canario que estaba haciendo la mili. En principio Pijoaparte no quiere saber nada más de ella, pero cuando ve que tiene unas joyas que parecen buenas le dice que se volverán a ver pronto. Maruja se va rápido a trabajar porque tiene que preparar el desayuno para su señora. Pijoaparte vuelve rápidamente a Barcelona en la moto robada y por el camino se cruza con Lola, pero ni la ve.


Capítulo 4

Pijoaparte se acuerda de la noche anterior al día de playa: estaban él i Bernardo delante de una discoteca de Barcelona vigilando las motos que la gente deja allí delante. Pijoaparte tenía ganas de robar un Mercedes que había aparcado en una plaza cerca de allí pero Bernardo le convenció para que no lo hiciera y solamente robaran una moto cada uno para ir el día siguiente a la playa. Bernardo primero y luego Pijoaparte roban una moto Ossa cada uno y se largan. Bernardo desaparece y Pijoaparte decide presentarse a casa del Cardenal para que éste le compre la moto que acaba de robar; pero este le responde que los tratos los hace con su hermano, no con él y que lo de las motos habrá que dejarlo de momento. Pijoaparte decide ir cerca del Parque Güell, donde han quedado con Bernardo para ir a la playa.

Mientras espera se duerme y mientras sueña se acuerda de su historia: Pijoaparte se llama Manolo Reyes en realidad y su madre lo tuvo mientras trabajaba para el Marqués de Salvatierra en Ronda y, las malas lenguas dicen que su padre biológico es el mismo marqués. Al principio Manolo trabajó ayudando a su madre en la casa del marqués y, cuando ya era mayor, se fue a la estación para hacer de maletero y también hizo de guía turístico de Ronda. Un día empezó a trabajar para una familia francesa, los Moureau, y trabajó para ellos durante mucho tiempo como guía turístico. Una noche, los padres de la familia Moureau le dijeron que estaban tan contentos con su trabajo que querían llevárselo a París con ellos, él se ilusionó muchísimo de poderse ir de allí. Aquella misma noche, la hija de los Moureau salió de la roulotte a tomar el aire y charlaron un rato, suficiente como para marcar la vida de Manolo para siempre. Al día siguiente, Manolo se fue donde había la roulotte de los Moureau para trabajar, pero ya no estaba. Tal y como habían venido, se habían ido.


Capítulo 5

Manolo y Maruja se ven casi a diario y al Pijoaparte le preocupa que esto pueda despertar, en él, amor hacía ella. Por esto, durante los meses siguientes dejó de verla tanto y su relación se enfrió un poco. Durante el invierno, Maruja iba a buscar a Manolo, en su barrio, algunos días para luego ir a dar una vuelta y terminar muy juntos detrás unos matorrales. A Manolo ni le entusiasmaba ni le molestaba la propuesta. Durante aquel invierno, Manolo había perdido ya por completo a todos los integrantes de su grupo, Bernardo se había casado y ya casi no hacia tratos con el Cardenal. Luego, un día que fue a acompañar a Maruja a casa, tuvo el primer encuentro con Teresa. Fue un encuentro extraño, en el que Manolo se mostró chulesco y con carácter de superioridad frente a la mujer. Pesé a esto, Teresa ya había entrado por siempre en la vida del protagonista y toda noticia que recibiera de ella le resultaría de gran interés. Maruja le contó que, desde que la señora iba a la universidad, se había vuelto un poco rara y andaba con gente extraña, con hombres chulos de barrios pobres de la ciudad, y que a veces se la encontraba en su habitación fumando con amigas o saliendo con chicos peculiares. Un día, mientras Maruja acompañaba a Manolo a entregar un paquete del Cardenal a un barrio pobre de Barcelona, se encontraron a Teresa relacionándose con un chico “raro según Maruja” en un garaje sucio al lado de una fábrica ruidosa. A partir de esta imagen, el Pijoaparte dedujo que a Teresa le gustaba relacionarse con estos chicos por pura calentura y esto le permitió entrever sus posibilidades de éxito con ella.


2ª Parte


Capítulo 6

Había vuelto el verano y Maruja volvía a estar en la casa de Blanes. Manolo le iba a ver muchas noches, no siempre por ganas de verla, a veces por miedo de dormir en casa. Todas las noches que iba llegaba con una moto robada y se tumbaba en la cama de la muchacha a esperar que ella terminase. Cuando se tumbaba siempre tenía el mismo sueño: había un accidente (un fuego o un terremoto) en la casa y el salvaba a Teresa, era un sueño infantil, heroico al que al final se añadía el punto erótico al besar a Teresa en los labios. Una noche, llego a la casa y había un silencio poco corriente. Un rato después, oyó el ruido de un coche y vio a Maruja y Teresa y su novio que llegaban. Maruja llego muy sobresaltada y le contó que estaban prácticamente solos: Teresa y su novio se habían ido a dar una vuelta, los padres no estaban y el resto de criados dormían. Manolo, al saber esto, le pidió de ir a dar una vuelta por la casa, propuesta que al principio no hizo mucha gracia a Maruja. Cuando finalmente fueron, Manolo se quedó asombrado con el lujo que tenía toda la casa, aunque al principio le sorprendió un poco. Luego le pidió ir a ver la habitación de la señora pero Maruja se puso muy nerviosa y empezó a llorar, hecho que al final hizo desistir a Manolo. Cuando regresaron a la casa, Maruja tenía mucho dolor de cabeza y él fue a buscarle un vaso de agua con una aspirina. Luego, cuando estaban llenándose de besos y abrazos, Maruja de desmayó y, Manolo, al ver que no podía hacer nada por ella, se fue con la moto, preso por el pánico de pensar que estaba muerta.


Capítulo 7

Manolo se dirigía a casa en moto mientras recordaba todo lo sucedido. Teresa, al oír el ruido de la moto se levanta y se dirige a la terraza, para observar que pasa. Mientras está de pie, Luis vuelve del baño, después de haberse duchado y se quedan a una distancia prudencial. Teresa piensa que si él ahora hiciera algún gesto, todavía se podría arreglar. Luis no hace nada, solamente algún comentario poco acertado que acaba provocando que Teresa le recomiende irse. Cuando Teresa oye el ruido del coche de Luis al marcharse, se tumba y recuerda todo lo sucedido aquella noche. Por la tarde querían ir a dar una vuelta en barca y, para darle un alegría y para mostrar s felicidad a alguien, decidieron invitar a Maruja, quien tropezó en las rocas mientras se dirigía hacia la barca. Mientras estaban en la barca y luego tumbados en la arena comiendo fruta todo fue perfecto, Maruja estaba contenta y ellos dos se “querían”. Cuando volvieron a la casa, decidieron ir a cenar en Blanes con Maruja, que se mostró muy agradecida. Al principio todo iba bien, comieron y fueron a un bar a tomar unas copas y bailar – Maruja no bailó. Estuvieron varias horas por allí, y, cuando se cansaron, volvieron a la casa. En la casa, se despidieron de Maruja y ellos dos se fueron a andar por la playa. De momento todo iba bien, hasta que, de pronto, Luis empezó a hacer comentarios tontos que irritaron a Teresa. Al cabo de un rato, decidieron ir a la terraza a tomar más copas, se sentaron y, esto fue un gran error, empezaron a discutir sobre política y la universidad. La discusión les alejó mucho. Al cabo de mucha discusión inútil, Teresa le cogió la botella de Gin para que el la siguiera hacia dentro. Él la cogió de la cintura y a ella le pareció que lo podrían arreglar, pero luego en la cama no pasó nada, todo el deseo erótico de Teresa se esfumó, y se llevó consigo su relación.


Capítulo 8

Luis se ha ido, Teresa, que ahora está sola, sigue recordando lo sucedido. No podía dormirse y se acordó del primer día que descubrió las relaciones secretas entre Maruja y aquel chico que había oído tantas veces con la moto: había bajado a la cocina a media noche y vio luz dentro del cuarto de Maruja, oyó unas voces y decidió mirar a dentro; vio a Maruja y un chico amándose. Se acuerda que, aquella noche, también le costó mucho dormirse. Luego se da cuenta que ya no hay la misma confianza que antes entre ella y Maruja, antes eran grandes amigas, se lo contaban todo; ahora, el dinero había abierto grandes diferencias entre ellas. Cuando eran pequeñas jugaban a bañarse en la balsa de la casa de Blanes y, un día, Maruja le dijo que cuando fuera mayor también viviría en Barcelona como ella. Cuando Teresa se trasladó a San Gervasio, Maruja empezó a trabajar de criada y se abrieron grandes grietas entre ellas. Ya casi no se contaban nada. Teresa, unos días después de haber descubierto sus relaciones secretas, cuando iba a la Playa con Maruja, decidió preguntarle a la muchacha por su amante. Maruja se puso roja y creyó que la estaba regañando, pero en realidad Teresa lo que tenía era envidia. Maruja le contó que le quería y que quería casarse con él. Teresa quiso saber más sobre aquella relación, pero Maruja no le contó demasiado. El día en el que hubo el primer encuentro entre Manolo y Teresa, cuando él había acompañado a Maruja a casa, Teresa pudo confirmar sus teorías y sintió, aún más, envidia de Maruja, ella sí que era una vividora que iba por delante de sus ideas. Teresa sigue sin poder dormir, tiene ganas de despertar a Maruja para charlar, pero se tumba en el sofá leyendo Elle esperando a que amanezca.


Capítulo 9

Teresa y sus padres llevaron a Maruja a la clínica Balmes, donde les informaron que tenía muchos hematomas cerebrales y que lo único que se podía hacer era esperar, tanto podía tardar una semana como meses. Los padres de Teresa procuraron que no le faltara de nada y procuraron que todo el día hubiera una enfermera en la habitación con Maruja. El padre de Teresa, Oriol Serrat, fue a la clínica para coger a Teresa y su madre, Marta, y llevarlas a casa. Marta dijo que estaba de acuerdo, pero Teresa no, quería quedarse con su amiga y dijo que cuando saliera de allí saldría con Maruja o, en el peor de los casos, sola. Su padre quiso insistir pero fue imposible. Oriol dice que se va a llevar a la sirvienta que tienen en Barcelona a la Villa para ayudar a la cocinera, que fue quien descubrió a Maruja inconsciente, porque sola no podría con todo. Luego se abre una descripción de Marta, una mujer que no aparenta tener la edad que tiene. La parte más destacada de su cuerpo son sus piernas, unas piernas que no paran de seducir a Oriol. Marta i Teresa hablan y la segunda le comenta que quiere ir al Carmelo a buscar a Manolo, el novio de Maruja, para que sepa lo que ha pasado. Marta muestra su desacuerdo con la idea, pero sabe que no va a poder hacerla cambiar de opinión.


Capítulo 10

Teresa coge su coche, el Floride, y se va al Carmelo a buscar a Manolo. Seguida por las miradas de toda la gente del barrio, recoge a Manolo y lo lleva a la clínica. Una vez allí, Manolo, preso por la ira y la desesperación de ver a Maruja en aquel estado, se avalancha encima de Teresa pidiéndole explicaciones como si ella fuera la culpable de todo. Con tanta mala suerte que Manolo se hace un profundo corte en la mano y la enfermera debe curarle. Cuando la enfermera le ha curado, Teresa lleva a Manolo a casa y, por el camino intentan hablar de la relación entre él y Maruja y Teresa intenta explicarle el malentendido que hubo cuando la vieron relacionándose con chicos dentro de una fábrica.


Capítulo 11

Maruja sigue en el mismo estado estacionario y Manolo y Teresa la siguen visitando a diario. La relación entre ambos es muy fría y distante, suelen coincidir por las tardes; Manolo llega cuando Teresa lleva ya un rato por allí. Una tarde, pero, Manolo llega antes que Teresa y todos, excepto la enfermera, se sorprenden al verle. Cuando Teresa llega, hablan y ella li pide que no esté más enfadado con ella, que lo que ha pasado no es culpa suya. Manolo iba vestido con un traje nuevo y el brazo en cabestrillo. Dijo que llevaba el cabestrillo por comodidad. Al salir de la clínica, Manolo y Teresa se van a tomar unas copas a un bar desde el que se veía todo el Carmelo y hablaron durante mucho rato. Teresa le contó todo lo que creyó que debía contarle sobre sus relaciones, pero Manolo dijo que prefería no contar mucho sobre él. Ella le contó lo cansada que había terminado de Luis Trias y que con el tal Rafa con quien se encontraba en el garaje de la fábrica solamente había estado algunas tardes con él y no había pasado nada más. Luego un camarero vertió una taza de café sobre Manolo, hecho que provocó la reacción airada del chico, acto que provocó la desaprobación de Teresa. Después se despidieron y los dos se fueron a casa.


Capítulo 12

Manolo va a casa del Cardenal a visitarlo para que su sobrina, Hortensia o Jeringa, le arregle el vendaje del brazo. Manolo había jugado mucho con ella cuando eran pequeños, pero ahora su relación era prácticamente nula, todo por culpa del Cardenal. Según Manolo, Hortensia era como un esbozo de Teresa, una Teresa en versión fea. Manolo pide al Cardenal un préstamo, de unos mil, para poder realizar su proyecto, el cual no cuenta al cardenal. El cardenal le dice que no diga tonterías, que seguro que se ha echado novia y se va a la mala vida. El Cardenal se niega en rotundo a dejarle dinero mientras se pasa todo el rato bebiendo y bebiendo. Al final, después de haver bebido mucho, se cae encima de la mesa y entre Manolo y su sobrina le llevan al patio para que se recupere. Manolo encuentra un billete de mil en un cajón y Hortensia le dice que se lo quede. Manolo le promete que se acordará toda la vida.


Capítulo 13

Este capítulo nos cuenta el avance de la relación entre Manolo y Teresa. Los dos hicieron caso a la enfermera y salieron a pasear más en lugar de estarse toda la tarde con Maruja. Cada vez ampliaron más su radio y fueron a lugares más especiales y lejanos, hasta llegar a ir a cualquier sitio de la ciudad. Al principio parecía una simple relación de amistad, pero poco a poco iba despertando algo más estrecho entre los dos, algo que los unía más, acabaron pasando todas las tardes los dos juntos. Un día, mientras eran a la clínica, llego el padre de Teresa que, con prisa, quiso saber cómo estaba Maruja. En aquel momento, Manolo decidió que tenía que hacer un paso más y desabrochó el vestido de Teresa por detrás, de tal forma que el padre no se diera cuenta pero si sirviera para impresionar a Teresa. Otro día, Teresa y Manolo querían ir a la playa y pasaron por casa de Teresa para que ella se cambiara. Mientras estaban allí, llegaron dos conocidas de él que querían estafarlos. Manolo supo enseguida que si no hacia fuera aquellas chicas de allí se lo echarían todo a rodar, por lo que salió rápidamente a su encuentro y las echó fuera. Luego fueron los dos, Teresa y Manolo, a la playa.


Capítulo 14

Teresa y Manolo están en la playa. Teresa se baña y corre por la arena, Manolo permanece sentado pensando en sus cosas. Después de hablar un rato sobre sus cosas, aunque Manolo sigue sin querer contarle nada demasiado personal, y mostrarse mutuamente que no les gustaría que se tuvieran que separar, Manolo se lanza sobre sus labios y ella no opone ninguna resistencia a que él la bese. Se están un largo rato besando y, ni si quiera la llegada de dos hombres cerca de ellos, interrumpe su muestra de amor. Al cabo de mucho rato en la playa, cuando ya ha oscurecido, se van. Luego viene un recuerdo de la vida de Manolo, los diferentes trabajos como obrero o en una gasolinera durante su juventud, paseando con sandalias robadas y una bolsa de playa por el mundo. Luego sabemos que llego a Barcelona haciendo autostop, sin pagar nada, es un chico que sabe muy bien cómo ir por el mundo, esta curtido.


Capítulo 15

Manolo había dejado de jugar en la mesa de los viejos en el bar Delicias, no porque no le interesara, sino porque ahora necesitaba dinero y en aquella mesa no había. Ahora jugaba rápido en la mesa de los jóvenes, todo para conseguir dinero para salir con Teresa. En el bar se encontró con “el rey del Brugui”, conocido suyo, a quien quiso pedirle dinero, pero lo único que consiguió fueron malas palabras y problemas. Fue a casa del Cardenal para pedir más dinero, pero este no estaba. En su lugar estaba la jeringa, que se mostró dura con el chico y le recordó que le debía dinero, mucho dinero. Manolo se fue a la clínica y allí encontró a Teresa muy preocupada, Maruja había empeorado mucho y Teresa ya la veía casi muerta. Teresa le cuenta que quiere irse, básicamente, por dos motivos: porque está preocupada por Maruja y porque no quiere hacer gastar más dinero a Manolo. Manolo entra en la habitación de Maruja y, cuando sale, Teresa se ha ido sin decir nada. Al día siguiente, Manolo roba una Montesa del parque Güell y un bolso de una señora para intentar pagar sus deudas con toda la gente, pero aquel día no está de suerte y no consigue gran cosa. Aparca la moto en la clínica y sube a la habitación de Maruja. Allí encuentra a un señor al que no conoce, luego la enfermera le dice que es el padre de Maruja, y entra en la habitación. Al cabo de poco llega Teresa y toda su familia; Teresa ha montado tal escándalo que todos se piensan que Maruja ya está muerta. Por suerte, no es así y Maruja ha mejorado mucho. Teresa presenta a Manolo al doctor, a sus padres y al padre de Maruja. Los padres de Teresa siguen insistiendo en que vuelva a Blanes, pero es imposible. Cuando todos se han ido, los dos enamorados hablan y deciden ir a la playa. Allí se encuentran con una de las amigas de Teresa, pero, sorprendentemente, esta no le presenta a Manolo. Teresa propone a Manolo de ir la noche siguiente a tomar algo con sus amigos revolucionarios, para presentarlos.


3ª Parte


Capítulo 16

Hay una descripción de cómo se fundó aquel grupo de estudiantes y de alguno de los actos más destacados que han cometido. Teresa y Manolo llegan al bar donde habían quedado con todos los compañeros de universidad y empiezan ciertas discusiones de tema político. Luego, uno de los compañeros abre el fuego y empieza una larga serie de preguntas sobre Manolo. Los amigos allí presentes eran Leonor Fontalba, Luis Trías, María Eulalia Bertrán, Jaime Sangenís… Al principio todo iba más o menos bien hasta que Luis empezó a atacar a Manolo, quien intento defenderse lo mejor que supo todo el rato. Manolo coge un cartel que tenía Luis entre manos y dice que ya lo hará él, que tiene contactos, pero Luis no lo quiere permitir porque dice que no es de fiar y que vete a saber si lo sabrá hacer. Después de mucho molestarle, Luis Trías acaba hartando a Manolo, que le da un puñetazo para que calle. Manolo y Teresa, ella muy borracha, se van hacia el coche para ir a casa pero por el camino Teresa se lanza a su boca y se dan largos y apasionados besos. Seguramente podrían haber llegado más lejos, pero Manolo es capaz de controlar la situación y se van a casa.


Capítulo 17

Manolo y Teresa deciden entrar en una sala de baile para pasar la tarde. El local era muy frecuentado por gente del nivel de Manolo, pero no del de Teresa, lo que hacía que ella destacara mucho. Manolo no tiene ganas de entrar ni de bailar, pero hace caso a Teresa. Una vez Teresa sale a bailar con un chico que se describe como un electrónico y se pasa mucho rato bailando con él, hecho que provoca que Manolo se enfade y se vaya a dar una vuelta. Cuando Teresa ve que Manolo no esta se piensa que se ha enfadado y se ha ido y se preocupa mucho. Al final lo encuentra tomando una cerveza y deciden irse a otro lugar más adecuado para ella. Decidieron al Cristal City Bar a tomar unas copas y terminar bien la noche. Otra noche, Teresa había acompañado a Manolo al Carmelo y le había pedido de ir a dar una vuelta por el barrio. Aunque le costó, Manolo aceptó y fueron a dar una vuelta y le enseñó el Valle de Hebrón. Luego llega Bernardo donde están y empieza a mirarse a Teresa de una forma que le da miedo. Manolo coge al chaval y le da una buena tunda para que no vuelva a hacerlo. Luego, los dos entran en el bar Delicias y encuentran allí al hermano de Manolo y Bernardo, entre otros. Manolo siempre había hablado muy bien de Bernardo a Teresa y esta, sin saber por qué, lo idolatraba. Cuando ella se entera que Bernardo es aquel chico que esta medio muerto sentado en una silla y que acaba de ser pegado por Manolo, se da cuenta que Manolo le ha engañado, que le ha contado historias que no tienen nada de verdad, que le ha hecho creer que vive en un mundo de fantasía. Teresa se enfada mucho y no quiere saber nada más de Manolo, pero este le pide poderse explicar y le dice que mañana le acompañe a buscar los folletos que debe imprimir para los amigos universitarios de Teresa.


Capítulo 18

Teresa y Manolo llegan a una fábrica donde Manolo quiere ir para intentar que unos viejos amigos le ayuden a imprimir los folletos de los amigos de ella. Él le dice que espere en el coche, que irá él, y que si tarda más de 15 minutos suba para ver qué pasa. 5 minutos después que se vaya, Teresa decide ir a ver qué hace. Sube las escaleras y se encuentra con una puerta cerrada por la que se puede ver que pasa al otro lado. Ve a Manolo discutiendo con aquellas dos amigas que el otro día habían acudido a casa de Teresa y otros chicos. La discusión va subiendo de tono y acaban, como no, pegándose. Manolo termina en el suelo con la ceja cortada y la camisa hecha pedazos. Teresa acude a la zona e intenta curarle y que se le pase el dolor. Manolo le dice que ha hecho todo esto para que viera lo que era capaz de hacer por ella, porque la quiere. Luego hablan y Manolo confiesa que se ha quedado sin trabajo y, por lo tanto, sin dinero. Teresa dice que no se preocupe, que su padre tiene muchos contactos y seguro que lo podrá enchufar en cualquier trabajo. Después de hablar mucho rato allí tendidos en el suelo, los dos amantes se quieren durante mucho rato. Luego se abre un recuerdo de Maruja, un momento en el que se cuenta como fue la llegada de Manolo a la ciudad. Su hermano no lo quería, y si no hubiera sido por el Cardenal y luego la tía de Manolo, Manolo no sabemos cómo lo habría hecho. Se nos cuenta como Manolo aprendió de su hermano, fundamentalmente, en el taller.


Capítulo 19

Manolo ya se ha recuperado casi del todo de la paliza del otro día y esta noche Teresa y él van a cenar con unos amigos de ella, los Bori, los cuales pueden ayudarlo a conseguir un empleo. En la cena, Manolo se sintió un poco apartado por las conversaciones a la oreja de las dos chicas, pero no le molestó. Luego, Mari Carmen y Antonio empezaron a hablar con ellos sobre el empleo de Manolo. Antonio afirmaba que lo mejor sería como corredor. Teresa les confesó que el empleo les era bastante igual, lo más importante era conseguir uno y rápido. Luego la conversación de desplazo hacia temas sin importancia (las vacaciones, los amigos, Paris…). Después de cenar decidieron ir a tomar algo en algún bar y fueron a la fiesta de uno de los barrios. Allí había un baile y todos bailaron un poco. Manolo se fijó que la relación entre los Bori era muy extraña, no se querían demasiado. Desaparecieron por un rato y, cuando volvieron, dijeron que se iban y se despidieron muy rápido. Teresa y Manolo quedaron muy sorprendidos. Ellos dos también deciden irse, Manolo quiere ir al Delicias a ganar algo más de dinero, pero al final Teresa le convence para volver a la fiesta con ella. Se quedan allí hasta que todo termina, hasta que cierran las luces y todo el mundo se va. Después se van a casa de Teresa y, sorprendentemente, reciben una llamada: es Mari Carmen. Ha llamado para pedir perdón por irse tan rápido y para informar que ha conseguido un empleo a Manolo, dice que llame en un par de días. Los dos amantes, contentos con tal buena noticia, empiezan a besarse y abrazarse al lado del teléfono cuando llega otra llamada, esta vez del hospital, Maruja ha muerto.


Capítulo 20

Teresa y Manolo llegan a la clínica a las cinco de la mañana, solamente hay actividad en la habitación de Maruja: se están llevando el cuerpo. Teresa avisó a sus padres y los de Maruja, y luego Dina le confirmo sus sospechas: la muerte había sorprendido a todo el mundo, pues se había notado una ligera mejora de Maruja aquellos últimos días. Manolo y Teresa no se separaron en todo el rato en la clínica mientras iban llegando todos los familiares (familia Serrat, padres de Maruja y su hermano). Luego se procedió al entierro, fue rápido y sencillo. Llovía y todo el mundo estaba muy afectado. Teresa tuvo que discutir con su madre para poder acompañar a los familiares de Maruja al momento de enterrar a la chica y después se fue con Manolo en lugar de irse con su familia. Al señor Serrat no pareció molestarle que Teresa se fuera con Manolo, cuando les paso por el lado con el coche, dejo una sonrisa de aceptación. Teresa y Manolo se citaron para el día siguiente por la tarde. Aquella tarde Teresa no apareció, ni al día siguiente ni el otro. Manolo estaba desesperado, necesitaba tener noticias suyas. Un día robó una moto y fue a la Villa para ver si conseguía saber algo pero no la vio. Un día, por suerte, se recibió una carta de Teresa para Manolo en el bar Delicias. Él, que ya comenzaba a pensar que sus tácticas seductivas y sexuales no habían servido para nada, la leyó y pudo comprobar como Teresa también estaba cansada y desesperada por tener que estar separada de él. Manolo sintió extrema necesidad de irla a ver a la Villa, pero esta vez no quería ir con una moto robada. Penso que la mejor opción era pedir prestada la del Cardenal. Se fue a su casa y solo estaba Hortensia. Ella dijo que la única condición era que él la llevara a dar una vuelta antes. Como no había más remedio, él aceptó. Cuando volvieron, el Cardenal estaba en casa y se negó, por completo, a dejar su moto a Manolo. Después de mucho insistir, el Cardenal no cedió y Manolo decidió irse: ya robaría una moto. Encontró una Ducati preciosa que robó sin ninguna dificultad y, justo cuando le daba al máximo al gas, vio como Hortensia le espiaba. Luego se dio cuenta que también había perdido la carta.


Capítulo 21

Manolo se dirige a la Villa a toda velocidad, adelantando coches e invadiendo seguidas veces el carril contrario. El viaje en moto le hace recordar sus emociones y su relación con Teresa, sobre todo los preciosos momentos que habían vivido. Mientras conducía, empezó a imaginarse la situación: lo tenía todo planeado, la ropa, las palabras, lo que sucedería… Llegaría y dejaría la moto en el lugar de siempre, buscaría algo con lo que trepar hasta la terraza de Teresa, subiría, encontraría dos hamacas y la puerta cerrada (pero no con llave), entraría suavemente, vería a Teresa tumbada, tapada ligeramente por las sábanas durmiendo como un ángel, le cogería suavemente la mano y esperaría, Teresa se despertaría y quedaría admirada de su acto, le abrazaría, luego comprobaría que todo el mundo durmiera y cerraría la puerta con llave, entraría en el baño para arreglarse un poco y volvería a lanzarse hacia él para conseguir mil besos y para que Manolo le hiciera pasar de niña a mujer (virginidad). Justo en este momento, Manolo oyó una voz que le reclamara sus papeles de la moto. Dos motos de la policía le habían estado siguiendo hasta que habían conseguido alcanzarle y cerrarle el paso provocando que se cayera al suelo para poder detenerle. El solamente fue capaz de decir que iba a ver a su novia, pero como ya paso otra vez cuando les paro un poli cuando iba con Teresa, nadie se creía que aquel gitano pudiese tener novia. Manolo no opuso resistencia y se lo llevaron. En comisaria se enteró que Hortensia le había denunciado. Pasó dos años a la cárcel.


Capítulo 22

Manolo, con un estilo muy cambiado, ha salido de la cárcel y se encuentra con Lui Trías de Giralt en el bar Saint Germain. Allí, Luis le pide que cuente lo sucedido pero Manolo se niega a contar demasiado. Luis le dice que Teresa reacciono a la noticia de su encarcelamiento riéndose, pero eso era mentira. Reacciono entrando en una depresión, lo que pasa es que cuando lo conto a sus amigos lo dijo riéndose por que ya había pasado mucho tiempo. Manolo se puso al día de todo: Teresa había terminado la carrera, Luis no, los Bori se habían separado y Mari Carmen era muy amiga de Teresa, Teresa perdió la dichosa virginidad con un chico pocos días después del encarcelamiento de Manolo. Manolo, sin atender más a las palabras de Luis, se va del bar.


Estructura externa

El libro esta dividido en 3 partes, consta de 22 capítulos y 471 páginas. Al principio hay un comentario de el propio Juan Marsé y el inicio de cada capítulo hay unos pequeños fragmentos de poemas de distintas personalidades.


Estructura interna

Creo que es circular porque a veces da saltos en el tiempo o también como pequeños paréntesis para seguir luego con la historia. Esta estructura me ha desorientado un poco.


Tipo de narrador

El narrador está en tercera persona con algunos monólogos interiores en primera y, a veces, en segunda persona. El narrador en ocasiones nos sugiere datos para crear misterio como todo lo que rodea al que llaman “Cardenal”. Con gran maestría, el novelista nos adelanta a veces el desenlace. La voz narradora en tercera persona es la del autor, que interviene constantemente, más cerca de "Pijoaparte" que de los demás personajes. La narración en tercera persona no excluye el artificio del perspectivismo para presentar la realidad en diferentes dimensiones. Así, la escena primera en que el murciano aparece, sin ser invitado, en una fiesta particular del barrio San Gervasio, se presenta desde el punto de vista de Manolo, más tarde con la visión de Teresa y, por último, ante la perspectiva de Maruja. Otras escenas son proyecciones de la fantasía de sus personajes. Por ejemplo, la visita narrada en detalle de Manolo a la alcoba de Teresa en la villa de sus padres ocupa casi siete páginas, al cabo de las cuales nos enteramos de que no hubo tal visita, que sólo hemos asistido a una febril aventura soñada, producto de la exaltada imaginación del joven.

Lugares

Los lugares del libro son reales, son sitios de Barcelona, tales como San Gervasio, el CarmeloSon casi todos barrios pobres de Barcelona porque son los barrios que frecuenta Manolo.


Tiempo y espacio

Predomina la narración lineal en orden cronológico aunque abundan los flash-back para volver a la niñez de los personajes que componen la trama o para reconstruir hechos importantes. De esta forma, llegamos a conocer de forma profunda al protagonista. La acción dura un año y tres meses, con un corto episodio de dos años después. Se desarrolla en Barcelona y en la cercana playa de Blanes. Dentro de Barcelona hay dos mundos: el Carmelo, barriada de despojos humanos (ladrones, prostitutas, delincuentes…) y San Gervasio, un suburbio rico, exclusivo, con gente libre pero a la vez llena de problemas. Son dos mundos enfrentados, el de Manolo y el de Teresa, y a través de ellos dos culturas, pues la chica es catalana y el joven xarnego.